martes, 12 de noviembre de 2013

LA MANZANA ES UN SER VIVO: CÓMO ESCOGERLA Y CONSERVARLA MEJOR



No la oímos, pero la manzana respira. Y cuando abandona el árbol, sigue siendo un ser vivo que evoluciona en nuestra despensa o nevera. ¿Cómo escogerla en su punto óptimo de maduración y conservarla mejor? VI.P, consorcio de cooperativas hortofrutícolas de Val Venosta y uno de los mayores productores europeos de esta fruta, ofrece algunos trucos que pueden ayudarnos a triplicar de manera natural la vida de nuestras manzanas.

Valencia, 12 de noviembre de 2013
La manzana es sinónimo de salud y una alimentación saludable ayuda a alargar la vida. Pero, y nosotros, ¿le damos una vida saludable a nuestras manzanas? Unas óptimas condiciones de conservación pueden multiplicar por tres el periodo en que esta fruta conserva sus nutrientes, sabor, textura y aroma (momento en que aporta todos sus beneficios a nuestro organismo).
Hay mucha sabiduría popular, mitos y trucos entorno cómo escoger las mejores manzanas en el mercado y almacenarlas en casa. El consorcio de cooperativas hortofrutícolas de Val Venosta VI.P, es uno de los mayores productores de Europa de manzanas. A lo largo de más de medio siglo de tradición y de apuesta por una I+D+I sostenible, respetuosa con el medioambiente, ha recopilado algunos consejos para tenerlas en casa en las mejores condiciones y el mayor tiempo posible.  
7 CLAVES PARA ESCOGER LAS MEJORES MANZANAS
Se han contabilizado hasta 20.000 variedades de manzana, pero las más conocidas son la Golden Delicious, Red Delicious, Gala, Granny Smith y Fuji. En España es, junto a las naranjas, la fruta favorita y, según datos oficiales[i], el año pasado solo en los hogares españoles se consumió más de medio millón de toneladas.
Apreciada por sus propiedades saludables, su papel en el control del apetito entre horas, su textura fresca y su sabor, es un clásico en la despensa pero, ¿sabemos escoger las mejores a la hora de hacer las compras?
VI.P recomienda siete sencillas comprobaciones:
·       Observar el tono de la manzana para comprobar que se ajuste al de su variedad y que sea intenso de manera natural.
·       Evitar las piezas con arrugas o manchas, aunque estas últimas forman parte de la apariencia de algunas variedades, como la Fuji o Reineta. En estos casos, deberán mostrarse distribuidas uniformemente por toda la piel del fruto.
·       Observar el estado general de las manzanas en el punto de venta y evitar frutas con golpes, ya que éstas tienen riesgo de pudrirse más rápidamente y contagiar al resto. Algunos sistemas de manipulación permiten  que los lotes lleguen al mercado con la pulpa de cada una de las manzanas en perfectas condiciones. Es el caso de Manzanas Val Venosta, que trabaja con sus manzanas sumergidas en agua para que el producto quede intacto.  
·       Respecto a la textura, algunas son más crujientes que otras. Pero podemos comprobar si están en buenas condiciones apretando el centro de la manzana: si está en su momento óptimo de maduración, ofrecerá resistencia a hundirse y la piel solo se arrugará ligeramente.
·       Otra manera de saber a simple vista si ha estado el suficiente tiempo en el árbol para madurar y desarrollar todas sus propiedades es fijarse en el cáliz, la parte inferior. Deberá ser ancho y profundo.
·       Una vez abierta, podemos saber si ha madurado lo suficiente por el color de las pepitas, que debe ser marrón. Cuando está sobre madurada, observaremos que el corazón de la fruta oxidado alrededor de las pepitas. 
·       Conviene escoger piezas que tengan todavía el rabillo ya que, al perderlo, se acelera la maduración del fruto y se acorta su vida.
CONSEJOS PARA CONSERVAR LAS MANZANAS HASTA 6 SEMANAS EN PERFECTAS CONDICIONES
Una manzana comprada en buenas condiciones y con algunos trucos de conservación puede tener entre 4 y 6 semanas de vida útil, si sabemos conservarla adecuadamente.
La manzana es un ser vivo y, como tal, respira. En su respiración, toma el oxígeno del ambiente y exhala anhídrido carbónico[ii], consumiendo el azúcar del fruto y produciendo un calor que solo es perceptible cuando se almacenan en grandes cantidades.
En el ritmo de esta respiración interviene la temperatura: se aumenta conforme es más alta, acelerando la maduración del fruto.  Es por ello que algunos productores las meten en cámaras de frío para detener su maduración, pero estas prácticas pueden alterar las propiedades del fruto. Es preferible optar por sistemas, como el almacenaje en atmósfera controlada que se aplica a las Manzanas Val Venosta. En vez de enfriarlas, se reduce la cantidad de oxígeno en el ambiente, ralentizando de manera natural la maduración de las manzanas sin afectar a sus propiedades y multiplicando por tres su periodo de vida útil.
Una vez en casa, podemos conservar nuestras manzanas a temperatura ambiente pero, si queremos alargar su vida, conviene guardarlas en la nevera. VI.P recomienda meterlas en una bolsa de papel o de plástico abierta para que no consuman todo el oxígeno, perdiendo sabor y nutrientes.  Además, un truco para ralentizar todavía más su maduración es rociarlas con agua semanalmente. 
Otro factor a tener en cuenta en la conservación de la manzana es que expele un gas, el etileno, que favorece la maduración. Por eso no es aconsejable almacenarla en bolsas cerradas ni junto a frutas de vida más corta, como plátanos, peras o melocotones, que podrían deteriorarse más fácilmente. Aunque podemos aprovechar este truco cuando lo que busquemos sea, precisamente, el efecto contrario: ayudar a madurar algunas piezas de fruta que hayamos comprado verdes.
La sabiduría popular nos recuerda que una sola manzana puede pudrir un cesto. Esto se debe a que la emisión de etileno se acelera conforme avanza la maduración de la manzana y afecta a las piezas que tiene alrededor. Por eso es recomendable separar las más mayores de las más jóvenes y retirar las que estén en mal estado.
Por último, pocos saben que la manzana puede congelarse hasta seis meses. VI.P recuerda que conviene hacerlo con la pieza partida en porciones y que esta práctica puede ser un buen recurso para animar a comer fruta a los más perezosos o para despertar el interés de los niños. Podemos dejar preparadas bolsitas con raciones individuales para llevárnoslas a la oficina u ofrecerlas a los niños junto al bocadillo del almuerzo o la merienda. Al venir en trozos pequeños, les resultará más fácil comer la manzana mientras juegan.
No obstante, aconsejamos siempre la compra de fruta fresca dado que las manzanas Val Venosta están disponibles diez meses al año en los puntos de venta más exigentes.

Acerca de Manzanas Val Venosta
Manzanas Val Venosta está formada por siete cooperativas que aglutinan a un total de 1.800 productores que cultivan más de 5.000 hectáreas en el Valle Venosta, ubicado en los Alpes Italianos.
Las especiales características del valle (sol 300 días al año; fuerte fluctuación de temperaturas entre el día y la noche; y la altitud a la que se cultivan las manzanas –hasta 1.100 metros-) consiguen un producto de alta calidad y con un sabor propio de las manzanas de altura.
Durante el pasado ejercicio, Val Venosta produjo 283.800 toneladas que manzanas que comercializó en 49 mercados de todo el mundo, siendo el principal el italiano, a donde destina más del 50% de su producción, mientras que España representa entre el 7 y el 8% de sus ventas.


[i] Panel de Consumo Alimentario en los hogares del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Diciembre 2012
[ii] Conservación de Manzanas. A. Acerete. Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Estación Experimental de Aula Dei. Zaragoza 1949. 

1 comentario:

  1. Encantada de estar contigo. Gracias por todo lo que nos enseñas. Adoro a tu madre. Besos.

    ResponderEliminar