lunes, 29 de abril de 2013

LA TORCAZ TRAE A LA CAPITAL EL EFÍMERO SABOR DE LA PRIMAVERA




Segundo Alonso, chef y propietario del restaurante, incorpora a su oferta culinaria setas silvestres como perrechicos o criadillas de tierra, verduras de estación como espárragos de Navarra y alcachofas de Tudela, pescados de roca y la preciada carne de corzo




Su hija y sumiller, Lorena Alonso, se ha encargado de realizar una selección de singulares vinos blancos y rosados para acompañar sus fugaces propuestas

Madrid, abril de 2013.- Vivió los inicios de la vanguardia en El Amparo cuando era considerado el segundo mejor restaurante de Madrid detrás de Zalacaín, alcanzó la madurez profesional en La Paloma e hizo realidad su sueño con la apertura en 2001 de su propio restaurante, La Torcaz. Desde entonces, Segundo Alonso ha llevado a cabo una búsqueda incesante por ofrecer a sus clientes esos productos efímeros que cada temporada nos brinda la naturaleza. Una pasión por las materias primas que su hija, Lorena Alonso, ha heredado y trasladado al mundo de la enología, interesándose en conocer las uvas autóctonas de los lugares más recónditos y encargándose de conseguir los vinos más especiales y singulares de pequeñas producciones de todo el mundo. Juntos son capaces de crear experiencias únicas y diferentes como las que proponen esta temporada.

Con la llegada de la primavera, Segundo Alonso se abastece cada día de las mejores verduras de cada región como lo espárragos de Navarra, los famosos “pericos”, o las alcachofas de Tudela, únicas por su agradable amargor, así como setas de estación que recolectores amigos se encargan de enviarle directamente. Entre ellos, los perrechicos recogidos en el Monte Orduña, las colmenillas que crecen en los montes zamoranos arrasados por el fuego, los cogumelos de la serranía de Huelva o las criadillas de tierra, procedentes de las áridas tierras extremeñas, también conocidas como “trufas del desierto”, de textura ligeramente harinosa capaz de absorber todo el sabor de los alimentos. Durante estos meses tampoco faltan en el restaurante pescados de roca como el gallo rey o el dentón y piezas de caza como el corzo, el único animal cuya cacería está permitida en esta estación. Productos de calidad excepcional que en manos de Segundo Alonso se vuelven sublimes en platos como alcachofas salteadas con colas de carabinero, flor de calabacín rellena de bacalao, arroz con perrechicos y colmenillas o costillar de corzo.







Propuestas fugaces, muchas de ellas fuera de carta, que ahora conviven con sus especialidades de siempre, como las manitas de cerdo deshuesadas con trufa, las virutas de foie sobre pan de cristal, los rollitos crujientes de langostinos o los erizos de mar gratinados con huevo de codorniz. Todo ello, puede disfrutarse mediante un menú cerrado que incluye dos aperitivos, tres platos, postre y maridaje de cava y vino por 45 € o en su nueva carta de cocina en miniatura basada en tapas, raciones y medias raciones.

Una propuesta que la joven y aventurera sumiller Lorena Alonso completa esta primavera con una selección de vinos blancos y rosados muy singulares. Entre ellos, uno de los primeros espumosos de la D.O. Rías Baixas, Mar de Frades Brut Nature 2012; un Padevalles Albarín Blanco 2012 de la D.O Tierra de León elaborado al 100% con uvas Albarín, variedad de la que sólo hay 30 hectáreas; un Verdejo procedente de viñas centenarias de la región de Rueda, Blanco Nieva Pie Franco 2011; o un vino 100% Garnacha elaborado en una pequeña bodega de Navarra, Rosado de Lágrima 2012. Todos ellos, servidos también por copas y medias botellas.

Dirección: Lagasca, 81
Teléfono: 91 575 41 30
Horario: 13:00h -16:00h 20: 00 - 12:00
Precio medio: 45 €
Cierra los domingos por la noche

No hay comentarios:

Publicar un comentario