miércoles, 20 de febrero de 2013

LA MANZANA AYUDA A REGULAR NUESTRA SALUD MENTAL Y EMOCIONAL



Un estudio revela que los flavonoides, presentes en la manzana, mejoran la trasmisión neuronal y favorecen la concentración
Una de la tarde, toda la mañana frente al ordenador y aún quedan dos horas hasta la comida. Los músculos se tensan, el ceño se frunce y tus compañeros de oficina solo consiguen ponerte de peor humor. Solución: ¿les pegas un bocado a ellos o a una crujiente manzana Val Venosta, acompañada de un puñado de nueces? La primera opción puede ayudarte a eliminar tensiones –aunque esto es bastante cuestionable- pero no resolverá el problema. La segunda, sin embargo, sí lo hará. Varios componentes de la manzana ayudan a estabilizar los niveles de azúcar y un estudio británico demuestra que mejoran el funcionamiento de nuestro cerebro. Todo ello la convierte en imprescindible dentro de la tendencia “Mood Food”, nutrición para mejorar el estado de ánimo.
Valencia, 12 de febrero de 2013.
La sabiduría popular asume que “somos lo que comemos”, pero cada vez son más los estudios científicos que argumentan este dicho relacionando la nutrición con la salud mental y emocional. De ahí deriva la “Mood Food” (comida del estado de ánimo) una tendencia nutricional en crecimiento, especialmente en Norteamérica y Japón, que crea estrategias alimentarias para mejorar el estado anímico de forma permanente. 
La nutricionista Amanda Geary en su “Guía de comida y estado de ánimo[i]” publicada por la asociación británica Mind (dedicada a investigar enfermedades mentales y ayudar a quienes las padecen) constata cómo desde la medicina se recomiendan, cada vez con mayor frecuencia, cambios en la alimentación para mantener o mejorar nuestra salud física, mental y emocional. Geary habla, por ejemplo, de cómo las alteraciones en los niveles de azúcar nos producen cambios de humor y de energía, pero podemos controlarlos o minimizarlos mediante lo que comemos. Los azúcares refinados presentes en refrescos o en las harinas blancas de la bollería producen una euforia pasajera a la que precede un inevitable “bajón”. El efecto vigorizante solo actúa un corto periodo de tiempo, después volvemos a sentirnos decaídos, por lo que es fácil caer en la tentación de recurrir nuevamente a estos estímulos, entrando en un círculo vicioso que no consigue hacernos sentir mejor.  
Sin embargo, una manzana estimula nuestro organismo de manera más sostenida y saludable. Su glucosa es un azúcar natural que se absorbe de manera continua (no instantánea), una asimilación progresiva a la que ayudan sus carbohidratos complejos que, además, proporcionan la misma energía que las grasas que podemos encontrar en alimentos como el chocolate (con la ventaja de que resultan mucho más fáciles de quemar para nuestro organismo). Un ejemplo de que seguir la filosofía de la “Food Mood” cuando aprieta el hambre entre horas puede ayudarnos a llegar hasta la hora de la comida de mejor humor, evitando desequilibrios en los niveles de azúcar.  
En esta búsqueda de la salud mental y emocional, la británica Asociación Mind recomienda estar atentos a lo que comemos y a lo que dejamos de comer, pues la carencia de algunos nutrientes puede conducir a la infelicidad o a un menor rendimiento neuronal. En este sentido, las manzanas Val Venosta son un alimento perfecto para una dieta que equilibre nuestro cuerpo y nuestra mente. El estudio “El impacto de los flavonoides de la fruta en la memoria y cognición[ii]de la Universidad de Reading (Reino Unido) señala a esta fruta como una fuente esencial de flavonoides (especialmente, de quercitina). Esta investigación con humanos ha demostrado que dicho nutriente protege a las neuronas más vulnerables, mejora las funciones de las estructuras neuronales del cerebro y sirve de soporte a la función neuro-cognitiva.
En otras palabras: los antioxidantes de la manzana (quercitina y vitamina E), además de combatir el envejecimiento de la piel o protegernos del sol, mantienen nuestro cerebro joven, ayudándole a estar alerta y permitiéndonos pensar más y mejor. Esto explica que tomar una manzana a mitad mañana sea más efectivo que beber un café cuando necesitamos responder con urgencia a un trabajo, ya que el excitante de la cafeína nos despierta, pero no facilita la concentración.
RECETA CON MANZANA VAL VENOSTA PARA UN TEMTEMPIÉ DE LA FELICIDAD

Para los nutricionistas que siguen la tendencia del  “Mood Food”, la clave está en la variedad, en combinar alimentos que nos proporcionen un mayor bienestar emocional. Basándose en estos principios, Val Venosta propone un “tentempié de felicidad” que se puede tomar como entrante o a media mañana. La “Tosta de queso fresco con Manzana Val Venosta” combina varios factores para estimular positivamente nuestro sistema nervioso de manera sostenida en el tiempo y saludable, sin aportar un exceso de “calorías vacías”, como suelen tener la bollería o los refrescos azucarados.
Entre sus ingredientes está el pan, fuente de hidratos de carbono indispensables en cualquier dieta (se recomienda que sea de centeno para que resulte menos calórico y aporte un mayor contenido de fibra) y el queso, rico en triptófano (productor de la “hormona de la felicidad”). Y por último, la manzana que,  junto a los flavonoides, aporta vitaminas A, C y E, glucosa y agua, ayudando a evitar la deshidratación (una situación que conduce a irritabilidad y fatiga mental).
Otros efectos de la manzana para la salud mental: su aporte en vitaminas B1 y B6, fósforo, potasio y sodio son beneficiosos para la memoria. Además, sus carbohidratos complejos y fibra permiten una asimilación más lenta de la glucosa y de sus nutrientes, prolongando sus efectos positivos en nuestro ánimo y concentración. Un auténtico bocado de felicidad.
“Tosta de queso fresco con manzana Val Venosta, el tentempié de la felicidad”:
Ingredientes:
1 manzana Val Venosta
Pan crujiente de centeno
Queso fresco
Una pizca de pimienta roja molida
1 cucharada de miel de abejas
Preparación (10 minutos):
Untar el queso fresco sobre el pan de centeno de manera generosa. Cortar la manzana en rodajas con la piel y colocarlas sobre el queso. Antes de servir, acompañar las rodajas con la pimienta molida y la miel.


[i] The Mind guide to food and mood. Amanda Geary, 2010 http://www.mind.org.uk/mental_health_a-z/7999_the_mind_guide_to_food_and_mood [ 05-febrero-2013]  
[ii] The impact of fruit flavonoids on memory and cognition,"Jeremy P. E. Spencer",British Journal of Nutrition,Volume 104,Supplement S3,2010,pp S40-S47,DOI Jeremy P. E. Spencer pertenece al Grupo de Nutrición Molecular de la Facultad de Química, Alimentación y Farmacia y es investigador del Centro de Neurociencia Integral y Neurodinámica de la Universidad de Reading

No hay comentarios:

Publicar un comentario