lunes, 21 de enero de 2013

“¿Que si desayuno con champagne? ¿Es que no lo hace todo el mundo?” Noel Coward


“¿Que si desayuno con champagne? ¿Es que no lo hace todo el mundo?”
Noel Coward
G.H.MUMM propone cambiar las reglas de San Valentín empezando el día con un maravilloso brunch regado con el espumoso más deseado. ¿Quién dijo que había que esperar a la cena para ce- lebrar el día de los enamorados? Sorprenda a su pareja endulzándole el día desde el momento en que abra los ojos.
Especial San Valentín_ Como si de una frase célebre se tratase, G.H.MUMM le propone para el día de los enamorados un plan de lo más romántico y sofisticado. Y por qué no, glamuroso. Ponga la botella a enfriar y recree una escena digna de los grandes clásicos del cine romántico.
Si quiere sorprender a su pareja, asegúrese de actuar como un verdadero gentleman del champagne. Para acertar, confíe en G.H.MUMM, que ha dedicado uno de sus exclusivos Champagne Protocoles precisamente a este día de los enamorados.



Descubra el Protocolo no4, “Llene de pasión el día San Valentín”: “Todos los 14 de febrero el mismo dilema: ¿el champagne
rosé no es demasiado cliché?
Tranquilo. Sus burbujas rosas ocultan, bajo su inocente co- lor, una personalidad propia que lo hace ideal para degus- tarlo tanto en el aperitivo como con una comida (con una dosificación de menos de 15 g/l, se presta perfectamente a ambas ocasiones).
Regálele a su pareja la chapa de la cuvée – ella aparentará encontrar el gesto un poco cursi pero la conservará precio- samente. Y si realmente quiere evitar el rosé a toda costa, haga valer sus dotes de conocedor con un Blanc de Blancs. La pureza de la capa, la sutileza de los aromas y la noble- za de la uva enseguida le harán olvidar el aspecto impues- to de la fiesta.”La tradición es servir este cuvée junto con una rosa, en homenaje al nacimiento de su símbolo. En los años 1860, G.H. MUMM produjo su primer cuvée rosado, al que se denominó como “Royal Rosé”. Casi un siglo después, el presidente de la Casa, René Lalou, encargó a su amigo el pintor japonés Léonard Foujita que pintara una rosa en acuarela como símbolo de su nueva creación, el G.H. MUMM Rosé.
Esta rosa adornó la botella empleada para presentar la cuvée ese mismo año en el festival de Cannes y con la que se sirvió por primera vez este champán en el Palacio del Elíseo. La acogida entre los invitados fue inmensa. Actualmente la rosa adorna la cápsula del G.H. MUMM Rosé, un champagne que, al igual que el símbolo que lo representa, rezuma elegancia.
Descubra más sobre los Champagne Protocoles de G.H.MUMM en:
http://www.ghmumm.com/#/es/champagne-protocoles/
Acerca de G.H. MUMM Desde su creación en 1827, G.H. Mumm es uno de los mejores y más selectos champagnes. El 16 de noviembre de 1876, Georges Hermann de Mumm registró en el Tribunal de Reims la denominación «Cordon Rouge», que se convertiría en el sello emblemático de la identidad de la Casa. Desde ese año, se adorna con el famoso lazo rojo de la Legión de Honor, la más alta distinción francesa creada por Napoleón I. G.H. Mumm Cordon Rouge, expresión tangible del lema «Sólo lo mejor» de Georges Hermann de Mumm, del saber hacer y de la pasión de la Casa G.H. MUMM, es hoy en día uno de los símbolos del champagne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario