miércoles, 5 de diciembre de 2012

La manzana, una aliada para atenuar las consecuencias de la “ingesta emocional”


·       Un estudio demuestra cómo muchas mujeres recurren a la comida para compensar situaciones de estrés, ansiedad o decaimiento. Esta “ingesta emocional” puede derivar en atracones y sobrepeso.
·       Mientras se va trabajando la manera de manejar esas emociones, es recomendable instaurar nuevos hábitos alimenticios que sigan proporcionando placer al individuo  sin perjudicar su organismo.
·       Val Venosta propone algunos trucos para preparar con manzana aperitivos, platos y guarniciones que estimulan el paladar de manera más ligera, saludable y deliciosa  (se adjunta receta de Carpaccio de manzana con vieiras y Chips de manzana)


Valencia, 5 de diciembre de 2012
El arranque del año es duro no sólo por la cuesta de enero, muchos añaden a este reto el de quitarse de encima el peso ganado durante las celebraciones navideñas. Es frecuente hacerse el propósito de dejar los dulces, apuntarse al gimnasio, empezar dietas radicales… pero los cambios bruscos no suelen funcionar, sobre todo si no se aportan pequeños placeres que compensen los sacrificios.
Un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition[i] habla de la “ingesta emocional”, cómo muchas mujeres se refugian en la comida para compensar situaciones de estrés, ansiedad o decaimiento. En ocasiones, comer se convierte en uno de los pocos placeres que pueden proporcionarse en su vida de manera sencilla, con solo abrir la nevera.
La psicología aconseja no cortar de raíz esos pequeños placeres, sino ir variando poco a poco la manera de enfrentarse a las situaciones que nos estresan, nos desagradan o entristecen hasta que, finalmente, no necesitemos compensarlas con comida.
En ese proceso progresivo, es recomendable mejorar nuestra alimentación, introduciendo platos sabrosos pero saludables y ligeros a los que podamos recurrir sin riesgo para nuestra salud o nuestra línea en los momentos en los que necesitemos refugiarnos en esa “ingesta emocional”. Una buena herramienta es la fruta, ya que el dulzor de la fructosa puede calmar un apetito goloso sin aportar un exceso de calorías. La manzana es una de las más saludables y ligeras. Sólo tiene 50 calorías por cada 100 gramos y su aporte en fibra ayuda a generar una sensación de saciedad y a eliminar toxinas en el proceso digestivo. Sus más de 20.000 variedades ofrecen opciones muy diferentes para adaptarse a los distintos paladares (más dulces o más ácidas, más crujientes, más jugosas…).
Son perfectas como postre o tentempié y, para quienes no tienen hábito de comer fruta fresca, su textura permite cocinarlas de múltiples maneras. Val Venosta propone prepararlas en caliente para aligerar algunas recetas de carne, sustituyendo a tubérculos, cereales o legumbres que pueden resultar acompañamientos más pesados. Si cocinamos nuestro plato al horno o en guisos, basta con pelar y trocear esta fruta e introducirla en el último tercio del tiempo de cocción. Otra opción es preparar una original guarnición rehogando los trozos de manzana durante diez minutos en un chorrito de aceite de oliva con ajo, tomillo y sal. Esto permitirá reducir el aporte calórico en las comidas para quienes desarrollan un gran apetito al sentarse a la mesa.
Otro perfil es el de quienes se refugian en los aperitivos para calmar su ansiedad. En estos casos, Val Venosta propone sustituir las bolsas de patatas fritas por chips de manzana. Basta con laminar finamente una manzana, aliñarla con sal, pimienta y cualquier especia que nos agrade y dejarla reposar sobre papel de cocina unos minutos para que absorba el agua sobrante. Extenderemos los chips de manzana sobre una bandeja de horno (conviene utilizar un papel antiadherente o untar la superficie metálica con unas gotas de aceite para evitar que se peguen) y los hornearemos a unos 200° durante unos 15 minutos. Este snak resulta menos nocivo para nuestra salud que las grasas trans que suelen llevar los aperitivos preparados.
También podemos utilizar la manzana para acompañar alimentos que nos gusten especialmente, de manera que aligeremos estas recetas y vayamos acostumbrando nuestro paladar a encontrar placer en platos menos grasos, más saludables. Para los enamorados del marisco, Val Venosta propone preparar un delicioso carpaccio de manzana con vieiras, por ejemplo, en vez de comerlas horneadas con bechamel. Lo importante es no olvidar que podemos estimular el paladar, obtener una intensidad de sabores placentera, mediante recetas ligeras y saludables. 
CARPACCIO MANZANA VAL VENOSTA CON VIEIRAS
Ingredientes para 2 personas:
1 manzana Val Venosta (variedad Kanzi o Fuji)        
6 vieiras frescas
1 cucharadita de vinagre balsámico
 2 cucharadas de aceite de oliva
 2 cucharadas de jugo de limón
 1 una pizca de sal y de pimienta
 1 racimo de cebollino o perejil

Tiempo de preparación: 20 minutos
Quitar la parte central de la manzana y, si se prefiere, pelarla. Cortarla en diagonal a rebanadas enteras lo más finas posible. Marinar las rebanadas en el jugo de limón, sal y pimienta. Añadir, finalmente, una cucharada de aceite de oliva.
Cortar las vieiras en cruz, espolvorear con una pizca de pimienta y freírlas ligeramente por ambos lados en una sartén caliente con una cucharada de aceite de oliva. Para finalizar, añadir una pizca de sal.
Colocar las rodajas de manzana Val Venosta en círculo en dos platos, poniendo las vieiras en el centro. Rociarlo todo con el vinagre balsámico y decorar con el cebollino o el perejil.

Acerca de Val Venosta
Manzanas Val Venosta está formada por siete cooperativas que aglutinan a un total de 1.750 productores que cultivan más de 5.200 hectáreas en el Valle Venosta, ubicado en los Alpes Italianos. Sus variedades principales son la Golden Delicious, Gala y Pinova, a las que recientemente se ha sumado la Kanzi.
Las especiales características del valle (sol 300 días al año; fuerte fluctuación de temperaturas entre el día y la noche; y la altitud a la que se cultivan las manzanas –hasta 1.000 metros-) consiguen un producto de alta calidad y con un sabor propio de las manzanas de altura.
De sus 48 mercados, el principal es el italiano, donde vende un 51% de su producción, mientras que el español ocupa el quinto puesto y representa un 7% de las ventas.


[i] Occupational burnout, eating behavior, and weight among working women. Nevanperä NJ, Hopsu L, Kuosma E, Ukkola O, Uitti J, Laitinen JH. Am J Clin Nutr. 95(4):934-43. Apr 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario