sábado, 30 de abril de 2011

EL DÍA DE LA MADRE




Foto . Xavi Sanfulgencio


Estos días, como el de la madre, me cuesta   escribir en mi blog pero ahora sé que a mi madre le hubiese gustado que lo hiciese, siempre fue muy fuerte y animosa.
¿Por qué los sabores de la infancia nos persiguen durante toda la vida?.Es una de tantas preguntas sobre las que mi madre y yo hablábamos de cuando en cuando.
El sabor de un guiso resulta de modalidades  tales como gusto , olfato y vista.. y del significado que toman estas percepciones. El paso de la sensación a la percepción es fundamental.     
Mi madre me contaba que ella había desarrollado su pasión por la cocina al ver guisar a su abuela, una borgoñona  que le legó sus cuadernos  primero a su hija y luego a mi madre.
Yo aprendí de mi madre sólo mirando y de vez en cuando participando, sobre todo cuando el ritmo cotidiano se rompía con ocasión de algún acontecimiento familiar, ya que a diario mi madre tenía la suerte de tener un magnifica cocinera que seguía fielmente sus indicaciones.
En estos momentos de tristeza en que ya no tengo al lado a mi madre siempre puedo recordar  que las mujeres somos nosotras mismas “ cocinas”, calderos en los que se cuecen y se van haciendo nuestro hijos y por ello el hombre más próximo a esta facultad creadora es el cocinero porque está en osmosis con los elementos.
A  mi madre le agradezco que haya hecho con nosotros tan buenos guisos y nos haya llenado la mente de cuentos  llenos de ricos ingredientes que han estimulado en diversos campos nuestra imaginación.
Si os gustó su libro “1080 recetas de cocina” podríais hacerle un pequeño homenaje preparando o comiendo algo de chocolate negro era lo que últimamente la hacía más feliz.para ello so doy una receta de sus preferidas.

PASTEL DE CHOCOLATE 

Foto Juan Nazabal


Tiempo de preparación: 1 h. 30 min.        

Ingredientes (para 6 personas):

280 gr. de chocolate,
280 gr. de mantequilla,
280 gr. de azúcar en polvo,
9 yemas de huevo,
5 claras de huevo,
un pellizco de sal,
una nuez de mantequilla.

Encienda el horno a temperatura suave (150º C, t. 2-3). Derrita el chocolate junto con la mantequilla al baño maría removiendo para obtener una masa lisa.
En una ensaladera, eche las yemas y en otra ponga las claras. Añada el azúcar a las yemas y bata hasta que la mezcla esté esponjosa y blanquecina. Vierta en ello el chocolate con la mantequilla derretidos  y remueva bien para obtener una mezcla homogénea.
Bata las claras a punto de nieve muy firme con un pellizco de sal y mezcle esas con la mezcla anterior de chocolate y demás con un movimiento de arriba abajo para que no se bajen las claras.
 Unte un molde con mantequilla y llénelo hasta 2/3 con la mezcla anterior. Métalo en el horno a media altura y deje que cueza durante una hora más o menos.
Reserve   el resto de la crema de chocolate en un sitio fresco.
Cuando esté el pastel, deberá quedar bien esponjoso, desmóldelo en caliente y luego deje que se enfríe. Una vez frío cúbralo con le resto de la crema de chocolate y alise la parte de arriba con la espátula. Adórnelo     con unas frambuesa  o unas hojas de    Foto Juan Nazabal
 menta y sírvalo. 
Yo la crema la hago con chocolate blanco para mayor contraste o podéis emplear natillas de las que venden ya hechas para mayor simplicidad.               


jueves, 28 de abril de 2011

FIRMANDO LIBROS EN EL DÍA DEL LIBRO EN MADRID

Ayer ,como correspondía hice una " tournée " para firmar libros por El Corte Inglés, La Casa del libro y la Fnac. Fue una experiencia interesante.Primero por compartir mesa con gente tan agradable e inteligente como D. Leopoldo Abadía del que acabo de "devorar" su último libro ¿Qué hace una persona como tú en una crisis como esta ? Os lo recomiendo,está realmente al alcance de todos aunque no sepáis nada de economía.
También compartí mesa con Juan Bolea del que esta tarde pienso leerme su última novela Premio abogados de novela 2011 llamada "Melancolía de los hombres pájaro".
Puede  charlas con dos de los protagonistas de la serie "Amar en tiempos revueltos" que firmaban ejemplares del libro con recetas basadas en la serie.El poder de aparecer en la televisión es enorme y es gracioso ver como algunos de sus admiradores confunden la realidad con la ficción.
Como buena hija de editor, he tenido siempre desde pequeña pasión por al lectura.Mi padre solía regalarnos un libro a la semana siempre y cuando hubiésemos acabado de leer el de la semana anterior y lo de poder ir con él los sábados a elegir un libro, el olor de la librería, las charlas de mi padre con los libreros siempre serán un recuerdo de los más felices de mi vida.
Está muy bien  que la Comunidad de Madrid promueva iniciativas como la noche de los libros ,a los que leáis poco os recomiendo que menos tele y más libros uno se enriquece por dentro,aprende, pasa horas felices y es barato...
Y por supuesto recomendaros los libros de cocina  que también sirven para aumentar conocimientos y variar nuestras comidas lo cual es de lomás saludable.

lunes, 25 de abril de 2011

LA VERDURA, UN ALIMENTO IMPRESCINDIBLE


Hoy en día, en miles de artículos sobre nuestra salud, que podemos leer en diversas publicaciones, encontramos defensores a ultranza de las verduras y las frutas. 
¿Es realmente más sano tomar más verduras en nuestras comidas? Un menú equilibrado exige verduras, y no solamente como decoración o guarnición. En una sociedad como la nuestra, cada vez más sedentaria, comer verduras aporta una respuesta válida a las preocupaciones que podamos tener con respecto a nuestra salud: con pocas calorías, son, sin embargo, ricas en vitaminas, minerales, fibras, micronutrientes y otros elementos protectores por naturaleza. Por ejemplo, el ajo y la cebolla, tan presentes en nuestra cocina, son beneficiosos para el sistema cardiovascular.
Servir en nuestros platos verduras es proporcionar a nuestro organismo la regeneración de las células, tener la sangre en su grado óptimo de fluidez... Visto lo beneficiosas que resultan para nuestra salud, las verduras son algo más que una moda pasajera; seguro que es una tendencia lenta que va a acentuarse e instalarse en nuestras vidas. Por eso, creemos que serán el alimento del siglo XXI.
Si con el calor apetecen menos las verduras guisadas, no hay excusa: siempre se pueden tomar crudas o en forma de zumos. Será beber salud. Tenga, no obstante, unas precauciones mínimas y lávelas en agua con unas gotas de lejía, lavándolas después con abundante agua.
Entre los zumos de verduras recomendables está el de zanahorias, al que casi podríamos denominar el zumo por excelencia: rico en protovitaminas A o betacarotenos, contiene también vitaminas B1 y B2, C e hierro, por lo que es recomendable para las afecciones en la piel, para la vista y como protector del cáncer. Gracias a la fibra que contiene, sirve también para regular nuestro tránsito intestinal. El de tomate, rico en vitaminas A, B y C, resulta beneficioso para el intestino, la piel y la vista; al ser pobre en sodio, resulta útil en la dieta de personas con problemas de hipertensión.
Hay otros menos habituales, pero también muy beneficiosos, como el de alcachofas, que resulta rico en insulina, que protege nuestro hígado y favorece la secreción de la bilis, por lo que resulta muy recomendable para personas con problemas hepáticos.
El de lechuga, al contener lacturerina, a la que se le atribuyen propiedades ligeramente hipnóticas, se recomienda para combatir el insomnio y el mal aliento, además de ayudar a digerir mejor.
Así podríamos hablar de muchas verduras, cada una con sus propiedades. Lo mejor es variarlas, y si tiene la impresión de que con alguna de ellas no obtendrá mucho jugo, mezcle varias.
Vemos, por tanto, que el consumo regular de hortalizas y verduras nos provee de sustancias beneficiosas no sólo para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, sino también para prevenir algunas enfermedades crónicas.
Aprovechemos que estos ingredientes forman parte de nuestro acervo gastronómico de la cocina mediterránea e incluyámoslos en nuestra dieta para así ayudar a preservar nuestra salud.

miércoles, 20 de abril de 2011

LA TRADICIÓN DE LOS HUEVOS DE PASCUA


Esta costumbre de los huevos de Pascua, que a los pequeños les hace tanta ilusión, es una adaptación de un rito pagano que representaba el renacer de la primavera.


Mil años antes de Cristo, los fenicios, que tanto recorrieron los mares, llevaron este símbolo de la vida por las costas mediterráneas hasta Marsella y muy probablemente hasta Cádiz. Figuraba que del huevo nacían el hombre y la mujer. Estos huevos fenicios se hacían de arcilla y los ponían en las tumbas como expresión del renacer de la vida, como ellos esperaban. De Fenicia pasó esta tradición a Bizancio, donde se pintaron los huevos de rojo, símbolo de la sangre y por lo tanto de la vida. Desde Constantinopla pasó esta costumbre a Europa Central y desde allí a nuestra vecina Francia y a nosotros.
Es costumbre esconderlos en el jardín o en la casa, para gran regocijo de los más pequeños, y sus pinturas llegan a ser verdaderas obras de arte.
Al llegar el cacao a Europa, importado por los españoles, en el siglo XVI, se encontró un producto comestible que no se estropeaba en un largo plazo y surgió esta dulce costumbre que aún perdura hoy en día en los huevos de chocolate.
Y ya que de huevos hablamos, unos consejos: para que los huevos no estallen al cocerlos, pinche su parte más gruesa con la punta de un alfiler. Tenga cuidado de no meter un huevo recién sacado de la nevera en agua hirviendo: cascaría. Si esto le ha sucedido, añada al agua un chorro de vinagre, que cuajará lo blanco del huevo. Lo mejor es comenzar a cocerlo con agua templada.
Para separar las yemas de las claras existen aparatos especiales muy prácticos, pero si carece de él utilice un embudo, la yema quedará atrapada y la clara caerá.
Como anteriormente hablábamos de huevos de Pascua decorados a mano, no es cuestión de cascarlos para comernos el interior, vacíelos antes. Para ello, pínchelos con una aguja gruesa por ambos extremos, el de la parte más gorda deberá ser un poco mayor. Sople luego suavemente por la parte del agujero más pequeño y verá cómo saldrá por el otro lado el contenido, que recogerá usted en un cuenco.
Y para decorarlos en casa sin problema si no es usted experto pintor, recurra a las peladuras de cebolla si quiere unas cáscaras en tonos marrones o rosáceos. Las espinacas las teñirán de verde claro y las remolachas de rojo. Si quiere efectos especiales ponga elásticos en diferentes partes de la cáscara, que formarán líneas blancas, y si terminadas todas estas operaciones quiere que brillen, frótelos con un poco de algodón impregnado en aceite.

domingo, 17 de abril de 2011

ÉCLAIRS DE CAFÉ

Acabo de volver de París ( con 2 kilos más por todo lo que he comido pero mañana vuelvo a mis clases de Pilates y enseguida volveré a mi peso habitual ) y no quería dejar de daros una receta de éclairs, ya que he probado los de Lenôtre que parecían de alta costura por su diseño increíble.
Los míos son de café y espero que también os gusten.


Para la masa:

1 vaso (de los de agua) de leche,
1 vaso (de los de agua) de harina,
50 gr. de mantequilla,
50 gr. de manteca de cerdo,
3 huevos enteros,
2 claras de huevo,
un pellizco de sal,
1 cuch. sop. de azúcar.

Crema:

½  l. de leche,
1 ramita de vainilla,
75 gr. de azúcar
2 yemas de huevo + 1 huevo entero,
50 gr. de harina,
1 cuch. sop. de café soluble.

Glaseado:

200 gr. de fodant,
1 cuch. ( de las de café) de café soluble.

Haga la masa poniendo en un cazo la leche, la mantequilla, la manteca, el azúcar y la sal. Póngalo al fuego y cuando esté todo derretido, dele unas vueltas con una cuchara de madera. Cuando rompa a hervir, eche de golpe el vaso de harina y mueva bien durante 3 min. Retírelo del fuego y cuando la masa así formada esté casi fría añada uno por uno los huevos esperando de uno a otro que haya quedado bien incorporado el anterior y al final las claras montadas.
Engrase ligeramente, con aceite fino, una chapa de horno y con una cucharita de café, coja un poco de masa y póngala en la chapa en montoncitos alargados y separados pues aumentan bastante. El horno deber  estar flojo y no hay que abrirlo mientras se hacen. Cuando estén doraditos, apague el horno y deje que se enfríen en el horno con la puerta abierta.
Mientras, vaya haciendo la crema poniendo la leche a hervir con la ramita de vainilla partida en dos a lo largo. En un cuenco o ensaladera, bata el azúcar con las yemas y con el huevo entero hasta que la mezcla esté esponjosa. Añada entonces la harina y el café soluble y vaya echando la leche sobre ello para que se vaya deshaciendo poco a poco. Póngalo en un cazo a fuego suave y deje que espese sin dejar de remover. En cuanto empiece a cocer, retírelo del fuego y deje que se enfríe removiendo la crema de vez en cuando. Cuando esté fría métala en una manga pastelera, con ayuda de unas tijeras, corte una raja en los eclairs a lo largo y rellénelos con la crema.
Prepare el glaseado deshaciendo el fondant al baño maría con 2 cuch. sop. de agua, agregue el café y bañe la parte de arriba de los éclairs en el fondan líquido. Deje que se seque y sirva los éclairs.

sábado, 9 de abril de 2011

A LA RICA TAPA CON ACEITE DE OLIVA

Hoy os propongo que probéis estas recetas que me ha remitido Natalia Sarrión de Abascal Comunicación, con diferentes aceites de oliva, creo que os gustarán...

Tosta de mermelada de tomate, queso de cabra y pimiento confitado y 
Montadito de pulpo sobre patata y escamas de sal

Ingredientes:
2 patas de pulpo, 4 patatas pequeñas, pimentón, escamas de sal marina y aceite de oliva.
Elaboración:
Lava las patatas y ponlas a cocer sin pelar en agua con sal. Una vez cocidas, déjalas atemperar.
Corta el pulpo en rodajas e introdúcelo en agua caliente con sal durante unos tres minutos. Coloca las patatas cortadas en rodajas, sobre ellas el pulpo y espolvorea con pimentón y unas escamas de sal marina. Añade un chorrito de aceite de oliva al gusto.


Ingredientes:
1 barra de pan, 1 rulo de queso de cabra, 1 pimiento verde, aceite de oliva, pimienta y sal.
Para la mermelada de tomate:
1 kg. de tomates maduros, 500 Gr. de azúcar, el zumo de ½ limón.
Elaboración:
Para hacer la mermelada de tomate, pon agua a hervir y escalda los tomates durante unos segundos. Pélalos, retira las semillas y córtalos en cuatro. Añade el azúcar y el zumo de limón. Deja macerar durante 30 minutos.
Pasado el tiempo de maceración, pon a cocer todo a fuego suave durante 1 hora, aproximadamente. No dejes de mover con una cuchara de palo. Retira y reserva.
Limpia el pimiento y córtalo en juliana fina, échale una pizca de sal y saltéalo a fuego medio con una gota de aceite. Resérvalo.
Corta el pan en rodajas, añádele un hilo de aceite de oliva, un poco de pimienta y tuéstalo. Corta el queso en rodajas con un cuchillo fino y humedecido en agua para evitar que se pegue.
Para montar las tostas, riega con la mermelada de tomate el pan, encima pon el queso y sobre éste el pimiento. Da un golpe de calor en el horno y sírvelo.


viernes, 8 de abril de 2011

DORADA O BESUGO AL LIMÓN

Estoy pasando unos días en París para ver que se "cuece " por esas tierras pero no quería dejaros sin una receta esta semana y como se acerca la semana santa ¿qué mejor que un rico pescado? la mejor manera de aportar proteínas a nuestra dieta.
Además es una receta bien fácil.Como muchas de las de mi libro "Cocina fácil para Dummies "Aqui va:

Ingredientes :

1 besugo pequeño de ración ( ½  kg. o algo más) 
1 limón 
2 dientes de ajo 
2 cucharadas soperas de aceite de oliva                    
2 cucharadas soperas de aceite de nuez 
sal y pimienta


Corte la piel del limón en tiras a lo largo. Haga unas incisiones en el besugo por ambos lados. Frótelo con una mezcla de sal y pimienta. Pele los ajos y córtelos en láminas. Meta en cada incisión unas láminas de ajo y una tira de cáscara de limón.
Ponga el besugo en una fuente de horno, después de haberlo untado bien por todos sus lados con la mezcla de los dos aceites.
Métalo a horno caliente y deje que se haga durante 18 minutos dándole la vuelta una sola vez. Sáquelo del horno y sirva.

miércoles, 6 de abril de 2011

ACABA DE SALIR LA NUEVA EDICIÓN DE 1080 RECETAS DE COCINA


Acaba de salir la nueva edición de bolsillo del libro de mi madre "1080 recetas de cocina" a ella le hubiese encantado ver esta edición.Hemos decido volver a la portada inicial con un algo nuevo.Las recetas se han revisado, hemos añadido más ensaladas, pizzas para niños y recetas que ahora nos gusta hacer pero conservando su espíritu y las recetas de toda la vida que son el éxito del libro.Hay también un capítulo dedicado a vino escrito por una enóloga y en cada receta viene , de forma muy sencilla, el vino o la bebida que combina bien con ella.También hemos revisado los menús Mi madre ya quería estos cambios porque era muy perfeccionista y siempre anotaba cosas para las futuras reediciones.Espero que os guste y si algo me queréis comentar me encantará que siempre vienen bien las sugerencias de los que están menos metidos "en el ajo"
Si queréis ver el video está en www.youtube.com/watch?gl=ES8v=H56fL712uMg
¿Por qué los sabores de la infancia nos persiguen durante toda la vida?.Es una de tantas preguntas sobre las que mi madre y yo hablábamos de cuando en cuando.
El sabor de un guiso resulta de modalidades  tales como gusto , olfato y vista..) y del significado que toman estas percepciones. El paso de la sensación a la percepción es fundamental.     
Mi madre me contaba que ella había desarrollado su pasión por la cocina al ver guisar a su abuela, una borgoñona  que le legó sus cuadernos  primero a su hija y luego a mi madre.
Yo aprendí de mi madre sólo mirando y de vez en cuando participando, sobre todo cuando el ritmo cotidiano se rompía con ocasión de algún acontecimiento familiar, ya que a diario mi madre tenía la suerte de tener un magnifica cocinera que seguía fielmente sus indicaciones.
 Las mujeres somos nosotras mismas “ cocinas”, calderos en los que se cuecen y se van haciendo nuestro hijos y por ello el hombre más próximo a esta facultad creadora es el cocinero porque está en osmosis con los elementos.
A  mi madre le agradezco que haya hecho con nosotros tan buenos guisos y nos haya llenado la mente de cuentos  llenos de ricos ingredientes que han estimulado en diversos campos nuestra imaginación.

martes, 5 de abril de 2011

CREMA DE NARANJA O DE LIMÓN


2 naranjas,
2 huevos,
75 gr. de azúcar,
1 cucharada (de las de café) de Maizena,
1 cucharada sopera de Grand Marnier.

Lave las naranjas y ralle las cáscaras. Exprima el zumo. En un cazo ponga el zumo junto con el azúcar y las cáscaras ralladas, las yemas de huevo y la Maizena (previamente disuelta en una cucharada de agua fría).
Póngalo a fuego suave hasta que se haya espesado. Enfríelo (para mayor rapidez puede ponerlo sobre agua con hielo). Agregue el Grand Marnier y, por último, las claras batidas a punto de nieve firme. Repártalo en copas y métala en la nevera hasta el momento de servir.
Se puede hacer también con limón y si es para niños no añadáis el Grand Marnier