lunes, 31 de octubre de 2011

ELCONSUMO MODERADO DE CERVEZA PODRÍA SER BENEFICIOSO PARA LA SALUD CARDIOVASCULAR Y ÓSEA


§  La influencia de la cerveza sin alcohol sobre la capacidad antioxidante de la leche materna o su papel en la recuperación del metabolismo del deportista son otros de los dos aspectos que se han analizado

§  Bajo el título de “Beer: Cheers to your health”, en simposio se ha celebrado hoy en el marco del XI Congreso de la Federación Europea de Sociedades de Nutrición que se celebra estos días en Madrid

Madrid, 28 de octubre de 2011.- El consumo moderado de cerveza y su relación con la salud y la nutrición ha sido analizado hoy en el simposio “Beer: Cheers to your health!”, en el marco del XI Congreso de la Federación Europea de Sociedades de Nutrición (FENS) que se está celebrando estos días en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid. Expertos en medicina, nutrición y alimentación han expuesto las principales conclusiones de sus investigaciones, las últimas evidencias científicas en las que se observaría un posible efecto positivo del consumo moderado de dicha bebida sobre la salud humana. La relación del consumo moderado de cerveza con la salud cardiovascular, la salud ósea y la obesidad, y con la presencia de antioxidantes en la leche materna o con la recuperación del metabolismo de deportista son los temas principales que se han presentado.

 El Dr. Ramón Estruch, como chairman, ha inaugurado el simposio con su intervención y ha expuesto los principales resultados obtenidos del estudio “Cerveza, Dieta Mediterránea y Enfermedad Cardiovascular”, investigación que forma parte del estudio PREDIMED, que analiza los efectos de la Dieta Mediterránea en la prevención de la enfermedad cardiovascular y de la que es coordinador. En su ponencia, el Dr. Estruch ha comentado que “los bebedores moderados de cerveza manifestaron consumir una mayor cantidad de verduras, legumbres, pescado, cereales y aceite de oliva, todos estos productos ligados a la Dieta Mediterránea, y aseguraron realizar mayor actividad física”.

Además, tal y como ha explicado el Dr. Estruch, otra de las conclusiones sería que el patrón alimentario global de los consumidores moderados de cerveza estaría más próximo a la Dieta Mediterránea que el de los no consumidores de esta bebida. Además, ha añadido que “la ingesta de ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio es superior y presentarían una menor incidencia en diabetes mellitus e hipertensión, así como un índice de masa corporal inferior y una mayor práctica deportiva”.

A continuación, el Dr. Jonathan J. Powell ha centrado su exposición en la salud ósea y los posibles beneficios que para ella podría tener el consumo moderado de esta bebida fermentada. Así, el Prof. Powell, director de estudios sobre Human Nutrition Research, ha presentado los resultados de sus investigaciones en torno al silicio contenido en la cerveza, un mineral que desempeña un papel importante en la salud de los huesos porque favorece su densidad. Además, ha añadido que “la ingesta moderada de cerveza no sólo se beneficiaría la salud ósea por su contenido en silicio, si no que la presencia de etanol inhibiría la pérdida ósea”. 

Por otra parte, el Dr. Powell ha explicado que recientemente se ha demostrado que “una dieta baja en silicio podría conllevar una disminución de la circunferencia de la aorta, por lo que, el contenido de este mineral en la cerveza también podría prevenir que se desencadenen problemas cardiovasculares”.

Cerveza sin alcohol y leche materna

La cerveza sin y la lactancia han sido los protagonistas de la intervención de la Dra. Mª Teresa Hernández Aguilar, pediatra de la Agencia de Salud de Valencia, que ha presentado las evidencias científicas que se extraen de su estudio “Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna”. Una de las conclusiones de la investigación, en la que han colaborado instituciones como la Universidad de Valencia y el Hospital Dr. Peset, es que el consumo de esta bebida podría optimizar la capacidad antioxidante de la leche materna. La doctora ha explicado que la investigación ha estudiado a 80 madres lactantes, de las que la mitad seguían una dieta habitual, mientras que a la otra mitad se les suplementó con dos cervezas sin alcohol al día durante 30 jornadas.

Hemos determinado la capacidad antioxidante de la leche materna en tres momentos diferentes de la lactancia en función de su estado madurativo (al inicio o leche calostral, a los 15 días o leche transacional y al mes del inicio de la lactancia, cuando la leche se denomina madura). Hemos observado una disminución de la actividad antioxidante a medida que la leche humana va madurando, sin embargo, las madres lactantes que habían suplementado su dieta con cerveza sin alcohol manifestaron un descenso menor y más lentamente progresivo”, ha explicado la Dra. Hernández.

Asimismo, la doctora ha finalizado su intervención destacando que las madres que habían seguido la dieta suplementada con cerveza sin alcohol presentaban un menor daño en la oxidación celular, así como un aumento antioxidante, tanto en la sangre, como en la orina.

La cerveza en la dieta del deportista

Por último, el simposio también ha contado con la presencia del Dr. Manuel Castillo Garzón, Catedrático de la Universidad de Granada, quien ha expuesto las principales conclusiones de su investigación realizada sobre el papel de la cerveza en la recuperación del metabolismo del deportista.

El estudio concluye que el consumo moderado de cerveza puede contribuir a mantener niveles más altos de glucosa plasmática y atenuar las respuestas hormonales de estrés. Las maltodextrinas, carbohidratos de gran interés para la nutrición deportiva y presentes en la cerveza, corrigen la posibilidad de hipoglucemia, ya que se metabolizan lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre y dan lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

De esta forma, el Prof. Castillo ha afirmado que “se observa que el consumo moderado de esta bebida, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, tras realizar ejercicio físico en condiciones de elevada temperatura ambiental y abundante transpiración, podría permitir recuperar las pérdidas hídricas en medidas similares al agua



El consumo moderado de cerveza y la salud inmune

Por otra parte, existen otros estudios que relacionan el consumo de esta bebida con la capacidad de reacción del organismo frente a agentes externos. La Dra. Ascensión Marcos, Presidenta de esta XI edición del Congreso de la Federación Europea de Sociedades de Nutrición (FENS) y Profesora de Investigación y Directora del Grupo de Inmunonutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (CSIC), es la directora de uno de ellos, titulado “Consumo moderado de cerveza. Estudio nutricional e inmunológico en humanos y en animales de experimentación”. El estudio, realizado en 57 voluntarios sanos, ha valorado el efecto del consumo moderado de esta bebida sobre algunos parámetros del sistema inmunológico y ha concluido que así consumida por adultos sanos, la cerveza podría mejorar la respuesta inmune contra los agentes responsables de desarrollar enfermedades infecciosas. Según la Dra. Marcos, “se observó el aumento de leucocitos y el incremento de los valores de las subpoblaciones de linfocitos T, por lo que consumir moderadamente cerveza mejoraría la respuesta inmune de nuestro cuerpo”.

Por otra parte, el estudio del Grupo de Inmunonutrición que dirige la Dra. Marcos, también ha desterrado un falso mito, tal y como ha afirmado la propia doctora, puesto que “no se han observado modificaciones en el peso, ni en hombres ni en mujeres como consecuencia del consumo moderado de cerveza durante el periodo de experimentación, por lo que se podría afirmar que la cerveza no es la responsable de la denominada barriga cervecera”.



1 comentario: