miércoles, 4 de mayo de 2011

SOPA DE CLABACÍN Y MEJILLONES

IDEAL PARA LLENARTE SIN ENGORDAR


INGREDIENTES

2 Kg. de mejillones,
2 decilitros de vino blanco,
300 gr. de calabacín,
2 cebollas medianas,
2 tomates bien maduros (o de bote, pelados y enteros),
1 diente de ajo,
2 cucharadas soperas de aceite,
un pellizco de curry o mezcla para tandoori (facultativo),
sal y pimienta.

Raspe con un cuchillo las conchas de los mejillones cogiéndolas con la mano con la parte más estrecha en la palma de la mano. Pase el cuchillo tirando de las “barbas”. Lávelos en agua con un pellizco de sal, moviéndolos con la mano y sin dejarlos mucho tiempo. Sáquelos y póngalos en una sartén o cacerola con el vino y un pellizco de sal. Tape la sartén y póngala a fuego vivo hasta que se hayan abierto las conchas, desechando las que hayan quedado cerradas. Cuele el jugo que hayan soltado por un colador con una tela fina puesta dentro (para que no pase la arenilla) y resérvelo.
Pele y pique menudas las cebollas y lave, seque y corte en rodajas finas los calabacines. En una cacerola ponga el aceite a calentar y rehogue en él las cebollas hasta que estén transparentes (unos 6 minutos) y los calabacines. Mientras, pele los tomates, quíteles las simientes y córtelos en trocitos, añádalos a lo de la sartén, así como el ajo pelado y bien picadito y, si gusta, el pellizco de curry. Rocíe con el jugo de los mejillones reservado y ½ litro de agua caliente. Deje que cueza destapado unos 20 minutos. Añada entonces los mejillones y deje que cueza otro poquito justo para calentarlos. Pruebe y rectifique de sal y pimienta si fuese necesario. Sírvalo muy caliente.

Nota.‑Está muy rico con un poco de queso rallado, que se servirá aparte para que cada comensal lo añada a su gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario