sábado, 30 de abril de 2011

EL DÍA DE LA MADRE




Foto . Xavi Sanfulgencio


Estos días, como el de la madre, me cuesta   escribir en mi blog pero ahora sé que a mi madre le hubiese gustado que lo hiciese, siempre fue muy fuerte y animosa.
¿Por qué los sabores de la infancia nos persiguen durante toda la vida?.Es una de tantas preguntas sobre las que mi madre y yo hablábamos de cuando en cuando.
El sabor de un guiso resulta de modalidades  tales como gusto , olfato y vista.. y del significado que toman estas percepciones. El paso de la sensación a la percepción es fundamental.     
Mi madre me contaba que ella había desarrollado su pasión por la cocina al ver guisar a su abuela, una borgoñona  que le legó sus cuadernos  primero a su hija y luego a mi madre.
Yo aprendí de mi madre sólo mirando y de vez en cuando participando, sobre todo cuando el ritmo cotidiano se rompía con ocasión de algún acontecimiento familiar, ya que a diario mi madre tenía la suerte de tener un magnifica cocinera que seguía fielmente sus indicaciones.
En estos momentos de tristeza en que ya no tengo al lado a mi madre siempre puedo recordar  que las mujeres somos nosotras mismas “ cocinas”, calderos en los que se cuecen y se van haciendo nuestro hijos y por ello el hombre más próximo a esta facultad creadora es el cocinero porque está en osmosis con los elementos.
A  mi madre le agradezco que haya hecho con nosotros tan buenos guisos y nos haya llenado la mente de cuentos  llenos de ricos ingredientes que han estimulado en diversos campos nuestra imaginación.
Si os gustó su libro “1080 recetas de cocina” podríais hacerle un pequeño homenaje preparando o comiendo algo de chocolate negro era lo que últimamente la hacía más feliz.para ello so doy una receta de sus preferidas.

PASTEL DE CHOCOLATE 

Foto Juan Nazabal


Tiempo de preparación: 1 h. 30 min.        

Ingredientes (para 6 personas):

280 gr. de chocolate,
280 gr. de mantequilla,
280 gr. de azúcar en polvo,
9 yemas de huevo,
5 claras de huevo,
un pellizco de sal,
una nuez de mantequilla.

Encienda el horno a temperatura suave (150º C, t. 2-3). Derrita el chocolate junto con la mantequilla al baño maría removiendo para obtener una masa lisa.
En una ensaladera, eche las yemas y en otra ponga las claras. Añada el azúcar a las yemas y bata hasta que la mezcla esté esponjosa y blanquecina. Vierta en ello el chocolate con la mantequilla derretidos  y remueva bien para obtener una mezcla homogénea.
Bata las claras a punto de nieve muy firme con un pellizco de sal y mezcle esas con la mezcla anterior de chocolate y demás con un movimiento de arriba abajo para que no se bajen las claras.
 Unte un molde con mantequilla y llénelo hasta 2/3 con la mezcla anterior. Métalo en el horno a media altura y deje que cueza durante una hora más o menos.
Reserve   el resto de la crema de chocolate en un sitio fresco.
Cuando esté el pastel, deberá quedar bien esponjoso, desmóldelo en caliente y luego deje que se enfríe. Una vez frío cúbralo con le resto de la crema de chocolate y alise la parte de arriba con la espátula. Adórnelo     con unas frambuesa  o unas hojas de    Foto Juan Nazabal
 menta y sírvalo. 
Yo la crema la hago con chocolate blanco para mayor contraste o podéis emplear natillas de las que venden ya hechas para mayor simplicidad.               


1 comentario:

  1. Les felicito por sus excelentes recetas y la calidad de las fotos de su blog.
    Hace muchos años que leo y a veces realizo, las recetas que se publican en la revista Hola.Hacia el mes de Marzo pasado se publicó una excelente de un brazo de gitano relleno de crema de frambuesas. Podrían por favor incluirla en el blog?
    Muchas gracias.
    Maria desde Ginebra (Suiza)

    ResponderEliminar