miércoles, 16 de marzo de 2011

TRUCOS Y CONSEJOS

 Vamos a hablarles de cómo conseguir “estirar” al máximo el presupuesto que destinamos a nuestros hogares. Nos referimos a  comprar como es debido. Con ello tampoco  queremos darle a entender que vamos a renunciar a una buena calidad .
Saber comprar no quiere decir tener que comprar siempre lo más caro. Si va a comer fruta fresca es desde luego mejor recurrir a frutas de primera,  pero para hacer una compota o una tarta puede elegir aquellos de menor calibre o más maduros que suelen estar de oferta.

1)    Compre productos de temporada. Hoy en día, como se puede comprar casi de todo en cualquier época del año, sigue siendo más ventajoso para el bolsillo recurrir a los productos que se encuentran en plena producción. Aproveche también para hacer conservas de estos productos para cuando no haya abundancia de ellos.

2)    Tenga en cuenta el calibre ya que numerosas  frutas y verduras son tanto más caras cuanto más voluminosas sean. Un ejemplo: los tomates más gordos suelen resultar más caros y si los vamos a tomar en ensalada luego no se apreciará la diferencia

3)    En los pescados también es importante la temporada. Las vieiras o el lenguado de los que hablábamos más arriba se encuentran desde ahora hasta marzo, aproveche.

4)    En la gran familia de las  carnes, elija los cortes olvidados. Algunos resultan muy baratos porque los consumidores suelen dejarlos de lado aunque desde el punto de vista gastronómico resulten excelentes. Elija por ejemplo, costillar, falda, ternillas, etc. Aproveche para cocinar platos en salsa que, además, pueden prepararse en grandes cantidades y congelarse para sucesivas ocasiones con el consiguiente ahorro de energía.

5)    Lácteos: aproveche las promociones. Los lácteos en brick no son demasiado diferentes unos de otros ya que la esterilización mediante la técnica U.H.T. tiende a igualar las calidades.

6)    Ahorre  con los  congelados. Hay quien encuentra caros los congelados pero esto no resulta cierto si unos sabe utilizarlos como es debido. Tenga en cuenta que los congelados suelen estar listos para ser empleados y ya están pelados y sin desperdicios. Además, su tiempo de cocción suele ser más corto, con el consiguiente ahorro de energía.
Las verduras presentadas en porciones permiten evitar el despilfarro; bastará con calentar la cantidad necesaria.
El pescado congelado. A menos que la pesca haya sido milagrosa, hay grandes probabilidades de que el pescado congelado esté más barato que el fresco. Si pensamos en que a veces ese pescado llamado “fresco” ya ha sido congelado ¿dónde está la diferencia?

7)    Gane en el supermercado. Vaya siempre con la lista de lo que necesita y no se aparte de ella, ya que a veces nos es difícil resistir a las tentaciones.
Fíjese en los productos que suelen estar colocados más abajo o más arriba, ya que los que se encuentran al alcance de la mano suelen ser los que al supermercado le interesa más vender porque le suelen producir un mayor beneficio.
Los productos sin marca suelen ser interesantes especialmente en alimentación, y cuestan hasta un 30 % menos.
Tenga cuidado con las promociones y estúdielas bien antes de decidirse por ellas ya que a veces no resultan tan rentables.

8)    Aproveche sus viajes y excursiones para recoger productos de la zona o de temporada como las setas, las moras, etc; Busque vinos en su lugar de origen.

Vaya siempre a la compra con el estómago lleno;  así también evitará tentaciones de las que luego puede arrepentirse.

1 comentario:

  1. Hay una receta de las manzanas al caramelo rojo ...quiero la receta porfa

    ResponderEliminar