jueves, 31 de marzo de 2011

SOBRE LOS REGIMENES


Me pregunto cuando os podré convencer de que estar delgada no tiene por que ser sinónimo  de régimen , ni régimen  ser sinónimo de múltiples privaciones.
Para tener buen tipo ( genética aparte) basta con saber equilibrar nuestros menús. Como decía el gran experto en nutrición Grande Covián “ comer de todo en plato de postre” y eso sí aprender unos cuantos trucos para cocinar light.
Aquí van mis “trucos”
Dar prioridad a las frutas y las verduras, pero no olvidar las proteínas, azúcares lentos ( pan, pasta, patata) y legumbres.
Evitar, todo lo que sea posible, los platos precocinados ( aunque los hay buenísimos)ya que con la materia prima en “bruto” podemos controlar mejor el azúcar, la sal, las materias grasas y otros aditivos que se puedan añadir.
Pensar mientras vamos a preparar un plato :¿Acaso no podemos reemplazar la materia grasa por un caldo, o preparar el plato a vapor?
Hacernos adictos al “slow-food” Mientras pensamos en la receta, tocamos los alimentos, los vamos preparando y demás nuestro cerebro recibe estímulos que nutrirán nuestro espíritu y evitarán que al sentarnos a la mesa comamos en exceso.
Y ,aunque os parezca mentira, para adelgazar, hay que comer. Saltarse el desayuno está comprobado que engorda. Pesan más los kilos que aculamos en nuestra mente que en nuestras caderas.
En vez de negarnos los placeres que nos aportan los platos que nos gustan, renovemos nuestra manera de prepararlos para que “pesen menos”.
Por supuesto esto es para casos que no necesiten de una ayuda médica, para ese par de kilitos que acumulamos de pronto sin darnos casi cuenta

No hay comentarios:

Publicar un comentario